domingo, 10 de marzo de 2013

Túneles de la Ciudad de Puebla




Cerca de lo que fue el cine Variedades, se hicieron trabajos de excavación encontrándose un túnel enorme, se rescató un camafeo antiguo. En los trabajos de remozamiento del Paseo San Francisco el autor tuvo la oportunidad de ver uno de esos túneles, poco antes de que se construyera el  actual centro comercial.


Es un hecho que existe un túnel entre Loreto y Guadalupe usado como paso de municiones durante la Intervención Francesa.


Existe un historia de como en el palacio del arzobispo, los jesuitas tenían acorralado a don Juan de Palafox y Mendoza, decididos a impedir que diera misa en la catedral. Se cuenta que se sorprendieron cuando les avisaron que ya no estaba en su palacio, sino dando misa a dos calles más adelante. Nunca pudieron entender como  se les había escapado.


Hay muchas teorías que explican la existencia de túneles. El suelo de Puebla, rico en cal, ha llevado a muchas personas a sostener que la existencia de éstos se debe a la naturaleza. Carrión en su muy gustada obra de  Historia de la Ciudad de Puebla, afirma que el agua en Puebla se mueve por enormes vasos comunicantes que llevan el agua de los volcanes a la ciudad. Se sabe al respecto de muchos lugares como La Libertad que se encuentra hundiéndose por túneles formados por la naturaleza, al extraerse el agua en tiempos modernos, “estas construcciones  naturales” se quedan sin sustento.


 Otra hipótesis sostiene que los túneles no son otra cosa más que los restos de las catacumbas creadas bajo la ciudad de la época colonial.


Una tercera explicación sostiene que los túneles fueron construidos en la época colonial  como defensa y sistema de comunicaciones.  Recordemos que la ciudad de Puebla enfrentó varios motines de  indios entre los siglos XVI-XVIII, y que se encontraba fundada en el territorio de Tlaxcala.  Se tienen evidencias concretas que apoyan  esta teoría:



Existe un fotografía de 1869  que muestra en el interior del palacio de la inquisición en Puebla, cerca de Santo Domingo, aunque el edificio se ve parcialmente derrumbado se alcanza a distinguir perfectamente los restos de un enorme túnel sobre la superficie del terrenos.


Los túneles identificados hasta ahora unen conventos e iglesias utilizadas como fortificaciones  durante los sitios que sufrió la ciudad durante el siglo XIX.


En 1947 cerca de lo que  hoy  es el Centro Cultural Poblano se encontró un túnel con 13 cruces. Peritos creyeron haber localizado los restos del General Francisco J. Landeros, héroe del sitio de Puebla, cuyo  cadáver nunca fue encontrado.


¿Por qué no hay mapas claros que muestran la existencia de los túneles?


En realidad un túnel es útil en la medida que las personas conocen de su existencia. Además la ciudad de Puebla ha sufrido muchos cambios durante su existencia, y existen grandes peligros en recorrer los túneles sin una debida protección debido a gases, venenos y fauna nociva. Terminadas las guerras que sufrió México durante el siglo XIX se  perdió el interés en esa red de túneles y fueron clausurados. Se sabe de la existencia de ellos por trabajos de remodelación en el centro y por obra de particulares.


Una anécdota significativa al respecto es la del propietario del negocio La Casa del Cuervo, señor José López Cruz, buscador de tesoros profesional. Él me relató cómo un día  lo fue a buscar señor convencido de que había un tesoro en una casa junto al Sol de Puebla. Al ir a ver se percató que de hecho, había allí dos casas gemelas. El dueño de una de ellos se negó a dejarlos cavar, el otro propietario accedió y al cavar que un túnel unía ambas casas “terminaron en la cisterna de la casa vecina”. El dueño de la casa que les había negado el acceso terminó confesándoles que él había localizado el túnel al construir el pozo en cuestión.


La mejor sobre túneles y tesoros que conozco trata sobre unos delincuentes que entraron a la catedral perseguidos por la autoridad, escaparon por un túnel hasta que terminaron en un pozo.

Sobrevivieron gracias a unos niños que llevaban tortas (pan duro),  al parecer para ver como se esponjaba el pozo, los ladrones les cambiaban el pan por dinero.  Hasta que un día un hombre, intrigado por el dinero que los niños parecían obtener del pozo, fue a ver qué pasaba. El cadáver del hombre fue encontrado días después por las autoridades que buscaban a los delincuentes.






1 comentario:

  1. Fue una buena idea el plasmar las leyendas de puebla, pero necesitas revisar tus relatos, tienes mala redacción y falta de lógica en tus puntos geográficos.

    ResponderEliminar